martes, 19 de enero de 2016

Incongruencias

Hay un refrán que dice que no se puede estar en misa y repicando. En nuestro caso esto se traduce en que no se puede defender a la vez la explotación de la cantera de mármol con voladuras y la pervivencia de nuestro legado cultural y ecológico entre el que se encuentran las cuevas y su patrimonio.
Defender el nuevo método de extracción de mármol es legítimo. Lógicamente es lo que elijen los dueños de la cantera. El pueblo de Urdazubi-Urdax ha decidido ponerse en marcha para que los restos prehistóricos y nuestro patrimonio ecológico se conserven. A nuestros políticos les toca arbitrar y decidir sobre el asunto.




Cualquier posición al respecto es respetable, pero hay que ser consecuentes con las decisiones:
-No se puede decir que apoyas la cultura y permitir que se pongan en peligro las cuevas donde se han encontrado los restos paleolíticos más importantes de Navarra.




-No se puede decir que eres el gobierno de todos los navarros y primar los intereses de una empresa privada con 25 puestos de trabajo antes que los de todo un pueblo que vive del turismo y que genera más de 500 empleos.

-No se puede pedir dinero a Red Natura para conservar las especies y el paisaje de una zona y conceder un permiso para que la misma se pueda contaminar con consecuencias imprevisibles.



-No se pueden escandalizar cuando fanáticos destruyen patrimonio en otros lugares y permitir que aquí se haga lo mismo por dinero.

-No se puede intentar atraer turismo y favorecer que se destroce un entorno tan privilegiado como es el de nuestro pueblo.



En resumen, no se puede ir de ecologista, de amante de la cultura y de ser una región puntera en Europa para hacerse la foto y que tus actuaciones sean de país "tercermundista" y no respeten ni el patrimonio histórico ni el ecológico.

Sos Alkerdi ha elegido. El resto que se aclare y que nos diga exactamente que pretenden y a favor de qué están, porque decir unas cosas y hacer otras ya no cuela...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada