martes, 12 de septiembre de 2017

El yesquero: un hongo muy especial

Los podemos ver en cualquier tronco de árbol. Como no es comestible, casi ni nos fijamos en ellos. Pero el yesquero ha sido bastante importante en la historia de la humanidad y seguro que nuestros antepasados cro-magnones lo utilizaban a menudo.



Su nombre ya nos da una pista porque yesquero viene de yesca y la Rae define esta palabra como cosa seca dispuesta a encenderse o abrasarse. Como además de prenderse con facilidad tenían la propiedad de conservar la brasa mucho tiempo, son ideales para iniciar un fuego.

Los hombres prehistóricos posiblemente conocían las posibilidades de los yesqueros y, es de suponer, que iniciaban el fuego golpeando entre si dos piedras de pedernal para hacer saltar chispas sobre los yesqueros previamente machacados. 

En medicina se puede utilizar a modo de algodón para taponar heridas ya que provoca la coagulación de la sangre y tiene un ligero efecto bactericida. 

No podemos saber si el hombre de Cro-magnon conocía estas propiedades medicinales (tal vez la respuesta a ese enigma esté en nuestras cuevas) pero a mi no me cuesta imaginar a algún chamán descubriendo y contando a sus colegas de otros clanes que poniendo un poco de yesquero en las heridas estas se curaban mejor.

No acaban aquí los usos que se les puede dar a estos hongos. También se pueden utilizar a modo de vasijas para transportar agua y cortados en láminas finas han servido para tejer prendas de ropa.

En fin, a partir de ahora creo que voy a verlos con otros ojos. Además hay algunos, como el yesquero multicolor que son preciosos...




No hay comentarios:

Publicar un comentario